miércoles, 2 de septiembre de 2015

La pasión de Lavelle


Bienvenidos a mi blog :)
 
 
Hoy os vengo a hablar, no solo de Lavelle, el espectacular personaje de la trilogía Las Crónicas De Fortuna, sino que también de algo que lleva dentro de mí prácticamente desde el día en el que nací y que también he visto reflejado en este incomprendido personaje.

Si habéis visto la imagen, os lo podréis imaginar, os voy a hablar de la pasión ¿Qué es la pasión para mí?

Para mí la pasión es el motivo de seguir en esta vida. Muchas veces me he sentido abatida, con ganas de tirar la toalla e incluso me atrevería a decir que deseosa de que la parca me acogiera entre sus brazos. Todos tenemos días malos, en los que nos planteamos ¿para qué seguir? Aquí es donde la pasión entra como un fuerte antidepresivo. Recuerda, no te puedes rendir, no te puedes dejar ir, tienes un seño, una pasión y no debes abandonar hasta que no consigas hacer de ella un modo de vida.

Gritamos a los cuatro vientos “carpe diem” sosteniendo una botella de vodka en la mano, tremendo error. Grita “carpe diem” cuando encuentres esa pasión en cada taza de café que tomes todas las mañanas de tu vida, ese carpe diem que dura para siempre, no solo horas.

Acostumbrados a ponernos límites y barreras sin sentido por miedo a fracasar o al ridículo. No os pido que abandonéis vuestros puestos de trabajo, ni que huyáis de casa, ni que dejéis de estudiar para dedicaros exclusivamente a vuestra pasión. Lo que si os pido es que no la dejéis estancada, trabajarla, exponerla y avanzar con ella, y puede que un día puedas dedicarte únicamente a ella. Al fin y al cabo tu solo buscas la felicidad, y la única manera de alcanzarla es trabajando en lo que nos gusta. ¡¡Hagamos del trabajo un hobby!! Uee :D ¿o era al revés ?

Muchos mueren sin saber cuál es la suya, y otros, tenemos la suerte de nacer con las cosas muy claras. Aunque a mí no me ha hecho falta buscar, tengo un truco para todos aquellos que aún no la habéis encontrado, mi teoría dice así: Tu evasión terminará siendo tu  pasión y después en tu mano está convertirla en tu vocación.

Quizás si estás leyendo este blog, es porque tu pasión es escribir, tal y como lo hago yo o tal y como lo hacen los escritores de los libros a los que yo me refiero. Si te gusta leer a lo mejor deberías plantearte ser un cuenta cuentos o un bibliotecario (de esos majos que te hace una reseña en vivo y en directo antes de que alquiles o compres el libro ;))

Si te pasas el día viendo series y escuchando a tu madre decir “haz algo” deberías plantearte presentarte a algún casting, escribir una serie o aprender a dirigir una obra de tal calibre.

Distingue entre lo que te gusta y tus pasiones; a mí me gustan los animales, pero me apasiona la literatura y escribir. Distingue lo que se te da bien y tus posibilidades; a mí me gusta dibujar, pero carezco de arte para la pintura, en cambio derrocho arte y energía frente a un piano o entonando una canción.

Sé sincero contigo mismo, observa tus posibilidades muy de cerca, y si finalmente estas seguro de que  no es lo tuyo, pero aun así es tu pasión, tengo algo que decirte “constancia y esfuerzo” avanza lentamente, trabaja en tus pasiones,  pocas cosas son imposibles y puede ser que jamás llegues a hacerlo del todo bien, pero tú tienes carisma y personalidad, amóldalo a ti y disfruta de aquello que hagas.

¿Y qué hay de los estereotipos? Maldito este mundo que se rige por bellezas exteriores e intereses. Más de una vez me he echado para atrás en distintos ámbitos de la vida por ese “qué pensarán de mí” y sería una pena que dejará este mundo sin cumplir con mi cometido por ello. Recuerda que nadie va a cumplir tu sueño por ti, y el día en el que abandones este mundo, lo que no hayas hecho jamás lo harás. Por favor, crea en tu mente esa imagen, una caja de madera clara, limpia y barnizada se encuentra entre abierta dejando que los últimos rayos de sol se cuelen por ella. Dentro un cuerpo, tu cuerpo, tumbado con los ojos cerrados ¿Qué le importa ahora a ese cuerpo lo que pensaron de él? Se va de este mundo sin cumplir con su cometido. Tú decides si quieres que esta vida merezca la pena o sea una burda pérdida de tiempo donde no estás en tu salsa (me encanta esa expresión, estar en su salsa, como un tallarín o un chipirón :P) y solo has sacado en claro que la gente crítica y habla mal de los demás para cortarle sus alas. La vida se acaba antes de lo que pensamos.

Cuando encuentres esto que te apasiona, es muy probable que no te tomen en serio, o como a Lavelle y a mí, la gente de nuestro entorno no llegué a comprender lo importante es esto para nosotros.

Hace un tiempo asistí a una firma del escritor y creador de este personaje, Javier Ruescas y ni os imaginas las ganas que me quedaron de charlar un buen rato con él de este personaje, al que claramente le había dado una increíble fuerza del amor por su pasión, pero al leer la historia me di cuenta de que él mismo ignoraba la fuerza que tenía en Lavelle su pasión, tal y como lo he dicho en el anterior parágrafo, muchas veces los demás no se dan cuenta como estas pasiones nos modulan la vida y nos dan una perspectiva distinta de la misma. En los primeros dos libros de fortuna, Lavelle encuentra su pasión por la danza, y sí, hay algún parágrafo en el que se vislumbra esa pasión, pero no tanto como debería.

Lo que he dicho de Javier me ha recordado a otro oponente al que nos debemos someter en nuestro camino a la felicidad. La vergüenza, si ahah muy típico que yo la nombre, pero es que me hace tanto mal…

Este verano he asistido a un montón de eventos, firmas… (si me seguís en instagram lo habréis visto) y siempre me encuentro con esa persona o grupo de personas con arrestos suficiente y poca vergüenza (en el buen sentido) que hablan, preguntan, abrazan… como si de un igual se tratara. Esas personas son las que salen ganado, y probablemente quedarán grabadas en la memoria de esa persona que tanto admiras mientras que tú, serás una o uno más que le pidió una firma o una foto; ellos serán la gente memorable aunque puede que tu tengas mucho más que ofrecer dentro de ti.

El día de la firma de Javier Ruescas, una amiga me acompañó y se dio cuenta como me quedaba retraída mientras  que un grupo de adolescentes rodeaban a Javier o a Rush haciéndoles preguntas, charlando con ellos o dándoles abrazos; pero siempre de cosas poco importantes o bromas, mientras que yo me moría por hablar de la pasión de Lavelle, y de cómo me encantaría que plasmara mejor sobre el papel los sentimientos de la chica, o aunque sea que no lo ignorara, de comentarle que no me gustaban los nombre enrevesados de los personajes, algunas preguntas sobre la carrera de periodismo o agradecerle lo mucho que me ayudó con Play en aquél viaje fatal a Francia.

Después de aquello, solo me queda amargura por culpa de mi auto infravaloración ¿esa palabra existe ahah? Y la esperanza de un reencuentro con este autor que tanto admiro, y quien sabe, a lo mejor compartamos opiniones algún día.

Finalmente quiero hablaros de la gente. La gente es imprescindible en nuestras vidas, la gente son amigos, publico, haters, admiradores…  es importante encontrar a le gente correcta, a los que quieres que te acompañen en tu camino y sean cómplices de tus actos, pero cada vez es más difícil encontrar a esas personas afines a ti, porque la gente especial se reprime o se esconde.

 Los humanos hemos desarrollado un caparazón de insensibilidad y superficialidad aterradora, pero lo que he dicho, es un caparazón, en nuestra mano está mostrarnos y rebelarnos ante la sociedad que está tomando el camino equivocado, recordáis eso de” ¿si él se tira de un puente, tú también te tiras?” o “siempre hay un roto para un descosido” solo que en este caso los descosidos y los rotos son los que se dejan llevar, no te dejes desgarrar tú también y arregla a todo el que puedas.

¿Tú también tienes una pasión? ¿Estás perdido en este mundo? Quizás encuentres en mí a esa amiga que tanto necesitas, cuéntame, ¿Cuál es tu pasión? ¿Qué le pedirías a un amigo? ¿Necesitas mi ayuda para cumplir tu sueño? ¿Te acompaño? ¿Me acompañas?


 

2 comentarios:

  1. Hola, bienvenida al mundo de los libros (virtual). Me han encantado tus palabras. No te infravalores y sobretodo hay que ir para alante, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me encantaría que me pasases el link te tu blog para leer algo diferente un rato. Tu... ¿eres las cinco estrellas de Anna? ahahah. Un besazo :*

      Eliminar